jueves, 2 de septiembre de 2010

El Cielo de Barranquilla

Un Domingo de solaz, caminado con una infatigable contertulia descubrí una ciudad distinta a la que he recorrido sin cesar durante toda mi vida. Una ciudad que en las páginas del mundo quizás no sea advertida; pero sí recoge en su seno un garbo que la hace un referente para quien se la apropia, para quien vive su historia.


La Arenosa ha escrito la historia del mundo en su andar, con estas fotografías que desdibujan la ciudad en elementos que no nos asaltan con inquietud sinuosa; pretendía el retratador plasmar los remolinos de nostalgia, recuerdos de un tiempo ya pasado, pero que se han quedado escritos en las mentes de quienes han madurado y elevado sus seres en imágines recurrentes de esta ciudad, que el añejo tiempo no ha difuminado.


Así como en al foto de los enamorados el mundo se cierne en Barranquilla, la modernidad, la leyenda de sus centro, la decrepitud de su oropel, el intento de superación y la voluntad de no desprenderse de una hermosa e incomprendible ciudad, cuyo activo no se yergue en cosas, si no el los espíritus de las personas.




Autor: FSCS

4 comentarios:

Túrin dijo...

Quien es FSCS? muy buena prosa.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Saludos desde Medellín

Ojalá que Barranquilla recupere su brillo literario de otra época, y paz en la tumba de Meira

Just Me dijo...

Turint: un amigo...cierto que si?

Francisco: Muchas gracias!! Le diré a mi amigo que se anime a publicar lo que hace ;)

:: Theraq :: dijo...

Chevere